Biotecnología modifica la educación

febrero 28, 2008

Por: Julieth Paola Rodas León
juliethprl@gmail.com

Hasta hace unos años las ayudas didácticas para la enseñanza de las ciencias se reducían a una tiza, un tablero, una vieja cartilla y, de vez en cuando, una visita al laboratorio.

Ahora, con los adelantos científicos en la escuela se habla de biotecnología, clonación y alimentos genéticamente modificados. Esto ha obligado a la pedagogía a modificarse de la mano de la ciencia para una mejor comprensión del mundo.  

Con el propósito de facilitar el aprendizaje de esta nuevas áreas de la ciencia, diferentes entidades como la Universidad Pedagógica Nacional, UPN, el Centro Internacional de Agricultura Tropical, CIAT, y la Asociación de Biotecnología Vegetal Agrícola, Agro-Bio, diseñaron distintas estrategias para llevar la biotecnología a las aulas de clase . Pero ¿qué es biotecnología?

La biotecnología es un conjunto de técnicas que integra varias disciplinas de la ciencia (biología, bioquímica, genética, virología, agronomía, ingeniería, química, medicina y veterinaria, entre otras) y puede aplicarse en diversos campos; estas características la convierten en una herramienta para la enseñanza didáctica de las ciencias. 

Según la profesora Constanza Melo de la UPN, “en la biotecnología confluyen muchísimos temas relacionados con las ciencias naturales, por eso se busca aplicar ciertos contenidos de la biotecnología para aprender conceptos de ciencia. Lo que tendrían que hacer los futuros licenciados en biología es diseñar estrategias para poder llegar a los estudiantes, que la biología no se convierta en un concepto que no tiene aplicación, sino hacer ver a los alumnos todos los usos que pueda de tener ese concepto”. 

Proyectos realizados por investigadores de la UPN, con estudiantes de décimo y undécimo grado del Instituto Pedagógico Nacional, determinaron que debido a la concepción práctica de la biotecnología, es un motivante para el aprendizaje de las ciencias.

Sin embargo para profundizar en la teoría los investigadores concluyeron que el docente debe plantear un problema sobre el cual los estudiantes establecen metodologías para darle solución, formulan un proyecto de investigación en el que aprenden conceptos y desarrollan la parte crítica y analítica del tema a partir de su trabajo investigativo. 

Según Melo “enseñar ciencias a través de la biotecnología además de ser una estrategia didáctica, permite que alumnos de educación básica y media conozcan y tengan un criterio sobre temas actuales como clonación y organismos genéticamente modificados que a todos nos involucran. La idea de nosotros como docentes es formar ciudadanos con capacidad de análisis y fundamento en temas científicos”. 

Biotecnología a las aulas 

Por su parte el CIAT elaboró un CD Rom con documentos teóricos dirigidos a docentes y talleres prácticos para los alumnos denominado “La Biotecnología en el Salón de Clases”, con el que se pretende enseñar a los estudiantes contenidos y técnicas acerca de este tema.  

“Unimos esfuerzos técnicos y pedagógicos para trasladar a los colegios lo que hacemos a diario en el laboratorio”, afirmó el científico Roosevelt Escobar, uno de los autores de esta guía. “Por eso, era decisivo utilizar un lenguaje sencillo, equipos de fácil construcción y reactivos de bajo costo, para que las prácticas en los laboratorios escolares fueran viables”. 

El tema de biotecnología agrícola, específicamente de los organismos genéticamente modificados, OGM, es desconocido por gran parte de la sociedad. Por esto Agro-Bio, asociación enfocada a la promoción y difusión de la biotecnología agrícola, en busca facilitar el acceso a esta información, diseñó el programa “Bio-Aventura”, cuyo proyecto piloto se implementó entre agosto y noviembre de 2004 en el departamento de Córdoba. 

El objetivo principal del programa fue establecer un espacio de sensibilización en la comunidad educativa, mediante el cual se estimuló la compresión y el conocimiento en biotecnología agrícola. El programa buscó convertir la enseñanza de esta área de la ciencia en una actividad lúdica e interesante para estudiantes y docentes. 

Según la directora ejecutiva de Agro-Bio, Osiris Ocando, “la biotecnología ha avanzado a pasos agigantados, por esto consideramos importante que los estudiantes y los docentes se apropien de información biotecnológica y la incluyan dentro de sus currículos de tal forma que los alumnos salgan con una formación, un conocimiento sobre el tema y se cree una cultura alrededor de la biotecnología”, agregó que “principalmente se busca que los niños aprendan a ver la ciencia en la cotidianidad, tengan un conocimiento básico sobre qué es y cómo funciona la biotecnología, cómo se obtienen organismos genéticamente modificados y se apropien de la información”. 

Bio-Aventura se desarrolló mediante distintas actividades entre ellas: plenarias, mesas de trabajo, seminarios, guías para el desarrollo de actividades pedagógicas y prácticas de laboratorio. Estas actividades se complementaron con material audiovisual, didáctico y artículos de divulgación con soporte científico. Además utilizaron distintas herramientas pedagógicas como juegos y laboratorios, para relacionarlas con temas como la célula, preparación de yogurt, cultivo de tejidos y extracción de Ácido Desoxirribonucleico, ADN. 

Alumnos que han recibido el programa Bio-Aventura destacan sus fortalezas. Yuly Martínez estudiante del colegio Policarpa Salabarrieta de Montería, así lo confirma “el programa Bio-Aventura me ha parecido muy divertido porque uno aprende y a la vez se divierte con todas las actividades que se hacen”. Con estos proyectos se avanza hacia la comprensión de temas actuales como la biotecnología, y se avanza en el desarrollo de su aprendizaje a través modelos innovadores que hacen las clases más didácticas.  


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.